Algunas cosas sobre la lactancia de las que nadie te habló

Muchas son las personas que te cuentan su experiencia sobre la lactancia pero, no sé si os habrá pasado como a mi, que nadie te contaba las cosas malas. Todo parece perfecto. Todo parece que va a salir a pedir de boca. En algunas cosas sobre la lactancia de las que nadie te habló va a ayudarte a despejar algunas dudas, o simplemente a sentirte que no estás sola; que otras mamás o parturientas sienten lo mismo que tú.

MITOS

  1. Nadie debe decidir por ti. Está bien que pidas consejo, que te dejes asesorar pero la vida es tuya y la responsabilidad también. Tú y solo tú debes decidir si quieres dar el pecho. Y si no quieres darlo o no puedes, eres igual de buena madre que el resto.
  2. Ni la leche sube siempre, ni existe relación directa con subida de la leche – parto natural; no subida– parto instrumentalizado y/o cesárea. Los mitos, mitos son. Pese a que existen estudios al respecto ninguno puede concluir, con base sólida, por qué sube la leche y porque no. Imagino que es una de esas cosa que todavía falta por descubrir sobre el cuerpo humano. Si, por una de las mil razones por las que finalmente no sube la leche: no pasa absolutamente nada. Millones de bebés son criados con leches en polvo tan sanos y tan bien como los de pecho.
  3. La leche materna alimenta y eso está más que demostrado, por si sola, sin ningún tipo de complemento. Todas las leches son buenas pero no debemos olvidar que cada niño sigue su propia evolución de crecimiento o curva de crecimiento como les gusta llamarlo a los profesionales del mundo de la salud. Esto significa que hay que atender a las demandas de tu bebé. Si tu bebé llora y llora y después de observar que no existe ningún problema físico, sigue llorando empieza a plantearte que tu bebé pueda tener hambre. Hay que encontrarse delante de cada caso para saber si resulta recomendable alternar, cuánta cantidad, dejar el pecho. Escucha al profesional que lleva tu parto y postparto y decide.

 

 

 

VERDADES COMO PUÑOS

PRIMERA VERDAD

La subida de la leche duele. La subida de la leche duele, y el pecho y los pezones y el calor que se concentra en el cuerpo. La verdad que los primeros quince días- 1 mes hasta que todo “vuelve a la normalidad”, es un continuo de cambios en el cuerpo y mente. Recuerdo que me ponía de mal humor al pensar que iba a llegar una nueva toma y me sentía mala madre por llegar a pensar eso. Pero sí, es normal tener pensamientos encontrados y si, todo pasa. También te digo que hubo momento que me ayudé de ciertas cremas que me ayudaron y facilitaron que mejorara el dolor. Te presento 3, cada una con unas propiedades o para unos momentos. Ya sabes, yo te explico pero eres tú quien lo decide:

LANOLINA, de Mommy Care. Prevención y curación.

  • Ayuda a aliviar y curar los pezones.
  • Puedes usarla después de cada toma
  • Contiene 20 ml. de lanolina médica. Producto natural.
  • Precio aproximado 10€
Crema antigrietas, de AVENT. Prevención
  • Ayuda a hidratar y suavizar los pezones secos o sensibles.
  • Puedes usarla durante y después de cada toma.
  • Contiene 30 ml. de producto: coco y aloe vera. Natural.
  • Precio aproximado 12€
Crema antigrietas Purelan, de Medela. Prevención y curación.
  • Contribuye a aliviar los pezones sensibles o secos, y ayuda también a formar una barrera protectora adicional sobre los pezones doloridos o irritados durante el embarazo y la lactancia.
  • Hipoalergénica. Sin aditivos ni colorantes
  • Puedes usarla durante y después de cada toma; también en labios y nariz. Puede ser aplicada en zonas resecas de la piel de tu bebé.
  • Contiene 7 gr. de lanolina. Producto natural.
  • Precio aproximado 8,5€
 Pezoneras, de Medela. Curación.
  • Protegen los pezones doloridos y agrietados de la fricción antes y después de dar el pecho, dando tiempo al tejido mamario sensible para curarse.
  • Silicona hipoalergénica. Libre de Bisfenol-A
  • Puedes usarla durante y después de cada toma.
  • Contiene 2 unidades.
  • Precio aproximado 13,5€
 

 SEGUNDA VERDAD

Sientes estar todo el día con el pecho al descubierto y así es. O lo que es lo mismo, tener todo el día la teta al aire.  Al principio, debido a que las tomas son muy frecuentes y a demanda del bebé, te encuentras todo el día paseando al bebé y tus pechos. No tengas complejos. Todas lo hemos hecho y por mucho que moleste a una minoría retrógrada, lo seguiremos haciendo.

En ocasiones, sobre todo si tus bebés nacen en pleno invierno, en zonas donde el invierno es muy invierno, llevarte una mantita, una muselina te servirá de gran ayuda. Bien es cierto que si das el pecho (podría ser la tercera verdad) pierdes algo de lo que hasta ahora era tu forma de vestir. Debes buscar prendas donde el pecho sea fácilmente extraíble (camisas con botones, jersey con cuello ancho…). Si tienes que levantar la camiseta para que tu bebé acceda al pecho, tu espalda quedará al descubierto..

Antes de dedicarme al mundo de la Puericultura no sabía de la existencia de los ponchos de lactancia. Si tengo otro bebé y le doy pecho, os prometo que lo probaré y enseñaré fotos para que lo veáis. Me parece muy buena idea lo del poncho: moderna, informal, arreglada y cómoda. ¡¡Un buen invento!!

TERCERA VERDAD

Los discos de lactancia son un buen invento y son necesarios. Aunque  todo dependerá del fluído que segregues, bien es cierto, que en un momento u otro de la lactancia, en uno o ambos algo siempre pierdes. Resulta muy cómico ir a comprar (verídico y en primera persona) y que cuando vayas a salir te diga la señora de la caja, ¡Perdona! llevas una manchita ahí (señalándote el pecho). Como tus senos crecen considerablemente, no darte cuenta. Llegar a casa, después de un rato, mirarte en el espejo y ver dos cercos en los pezones. Si queréis evitar susto, usadlos. Yo siempre utilicé los de Medela. La verdad es que he confiado mucho en la marca durante toda mi etapa de lactancia. Otras marcas también disponen: Avent, Tigex…

Vienen 60 unidades y salen alrededor de los 10€.

 

 

 

 

CUARTA VERDAD

Siguiendo el hilo “tus senos crecen considerablemente..” todo lo que sube, baja. Todo lo que se hincha, se deshincha. Cuando se termina el periodo de lactancia o cuando se prolonga durante un cierto tiempo las tetas, querida amiga, bajo la ley de la gravedad, caen. Intenta fortalecer el músculo con ejercicio físico y trátalas con alguna crema antiestrías. Estas cremas puedes usarlas también durante el embarazo para la barriga, ya que con esta ocurre lo mismo. Yo recomiendo las que tengas componente 100% naturales, por ejemplo, la de la Marca Mommy Care que se aplica fácilmente y no supera los 12€.

  • Nutre tu cuerpo durante el embarazo para preservar la elasticidad y la suavidad natural de la piel.
  • Rica en manteca de karité y aceite de aguacate.
  • Se puede y debe usar un par de veces al día.
  • Contiene 100ml.

QUINTA VERDAD

La lactancia es muy bonita y muy sacrificada. No vamos a decir que no compense pero si que debes ir con las ideas muy claras. El bebé depende exclusivamente de ti, cuando enferme querrá pecho; cuando tenga sueño o esté “raro”, querrá pecho. Cuando vuelvas a casa, cansada después del trabajo, querrá pecho. La madre se vuelve esclava del pecho pero es una de las cosas más bonitas, en mi caso, que te ofrece la maternidad.

Después de 17 meses acabamos de poner fin a la lactancia materna en nuestra casa y en muchas ocasiones lo encuentro a faltar. Es una extraña morriña que te hace pensar que tu bebé está creciendo, como tiene que ser. Parece que fue ayer cuando todo comenzó.

SEXTA VERDAD

A la hora de dejar el pecho resulta recomendable hacerlo paulatinamente para que los senos se vayan vaciando. También puede ser un proceso doloroso, aunque dependerá de cada mujer. Puedes ayudarte con baños de contrastes o inlcuso unos discos térmicos de Avent, que combinan frío y calor: caliente para estimular el vaciado y en frío para suavizar y calmar.

Por último os quiero hablar de unos packs de lactancia, los mejores del mercado actual, donde se incluyen un poco todo esto que hablábamos. Son ideales para madres prácticas, con las ideas claras y sin tiempo que perder. Además resulta muy cómodo para los viajes y muy acertado para regalar.

Mientras el de Medela incluye 1 biberón con sistema calma (ideal para alternar pecho y biberón), 2 botellas biberón de 150 ml, 5 bolsas para congelar leche, 1 bolsa de esterillización de micoondas, 1 purelan 7 gr y 12 discos desechables. La de Avent incluye: 12 discos absorbentes día, 6 discos absorbentes noche, 2 lmohadillas de gel térmico de doble uso, 1 crema para pezones, 1 clip para el sujetador y una funda lavable.. El precio es prácticamente el mismo en ambos casos 31€ aproximadamente.

¿Se te ocurre alguna verdad más? Aporta tu comentario.

¡¡Hasta la próxima Zagaletes!

Un pensamiento en “Algunas cosas sobre la lactancia de las que nadie te habló

  1. Pingback: Lactancia y trabajo ¿cómo compaginar? 6 claves hacia el éxito. | Zagaletes Blog

Deja un comentario