Las hamacas. Un imprescindible en la vida de los bebés.

¿Por qué resulta tan prácticas las hamacas para el bebé?

El bebé, desde su nacimiento, se encuentra en continuo desarrollo y aprendizaje. Necesita moverse para desarrollar sus habilidades tanto físicas como psicológicas.

El bebé, necesita experimentar, tocar, mover las extremidades, intentar alcanzar un objeto, ponerse las cosas a la boca, hacer pedorretas, chupar, morder… todo esto forman el aprendizaje y su propio desarrollo. Las hamacas, columpios y balancines son un imprescindible en la vida de los bebés porque ayudan a esta evolución del bebé.

¿Qué es una hamaca?

Quizá eres nuevo en la materia y no sabes qué es una hamaca o para qué sirve. Pues bien, una hamaca o gandulita es una especie de silla- mecedora multifuncional que usa tu bebé durante los primeros meses de vida.

Es acolchada, para un mayor confort del bebé; inclinada, para que el bebé esté tumbadito; y produce balanceo, para relajar, tranquilizar e incluso dormir al bebé. Puede disponer de arcos de juego, que además, lo estimularán y divertirán.

 

 

 

 

¿Para qué sirve?

Cómo ya hemos dicho es una silla multifuncional. En ella el bebé puede dormir las siestas, tomar el biberón, jugar, descubrir mundo y a sí mismo.

Los primeros meses que el bebé no puede estar sólo, ni aguanta la cabeza, ni puede mantenerse sentadito, son muy útiles para que tú puedas hacer otras cosas (una ducha, cocinar, atender una llamada…). Si estás dentro de su campo de visión, el bebé estará mucho más tranquilo que si lo dejas en otros lugares como la cuna o la cama (con el cojín de lactancia). Al ser un objeto mediano, lo puedes desplazar con facilidad a las diferentes independencias de la casa.

A medida que se hacen más mayores, también estará entretenido en ella e incluso podrás usarla como trona, para darle las comidas. Debes tener cuidado cuando van creciendo porque el intento por ponerse de pie y/o sacarse los arnés de los brazos podría darte algún que otro susto.

A Lara  recuerdo que le gustaba mucho usarla como silla para estar sentada junto a nosotros en el sofá. Era como si se sintiera mayor (algo que siempre le ha gustado mucho). Estaba junto a papá y mamá, leyendo, hablando, mirando la tv, escuchando música… pero sentada en su propia sillita.

Nuestra trona era la Up & Down, de la marca Bebabá y para alguna cosas resultaba muy ventajosa, como es el caso de regular la altura pero echamos de menos disponer de un arco de juegos para estimular y entretener más a nuestra pequeña.

Realmente se utiliza muy poco tiempo pero es un producto que ayuda mucho para sobrellevar las dificultades de los primeros meses.

¿A partir de qué edad se puede poner al bebé en la hamaca?

Realmente el bebé no debería estar en la hamaca hasta que tuviera un par de meses, por lo menos hasta que es capaz de sostener la cabeza por sí mismo pero entre la reclinación natural de la hamaca y que la mayoría disponen de reductores, se puede utilizar desde el mismo momento del nacimiento.

Bien es cierto que no debe pasar largos periodos de tiempo en ella, para evitar problemas de plagiocefalia o déficits emocionales y si se recomienda alternar con cuna y otros elementos que ayuden a la evolución del bebé, como por ejemplo, parque, gimnasio de actividades, etc. y por suspuesto, en contacto con papá y mamá.

¿Es segura para mi bebé?

Las hamacas de marcas conocidas además de los exhaustivos controles de seguridad,  disponen de un sistema de sujeción mediante arnés y/o cinturón en el que el bebé queda completamente sujeto en la zona de la entrepierna, zona abdominal y por los brazos pero como cualquier artículo de bebé, debe ser revisado regularmente y su uso siempre supervisado por un adulto.

Siempre ha de estar en el suelo. Nunca encima de la cama, sofá u otra superficie.

Si es una hamaca prestada, como es muy habitual, para tenerla en la propia casa del bebé o en casa de los abuelitos, hazle un buen chequeo antes de usarla (cinturón, cierre de seguridad a prueba de tirones, etc.), sistema de balanceo, patas…

 

¿Qué beneficios presenta el uso de la hamaca?

Otra de las preocupaciones de las mamás y papás, además de la durabilidad y la seguridad es la practicidad. Si es tu caso, si estás planteándote ahora mismo qué beneficios presenta el uso de la hamaca en tu bebé, continúa leyendo:

Trato ergonómico del cuerpo del bebé. Las hamacas tienen un diseño pensado especialmente para el cuerpo del bebé. Ese cuerpo que todavía no se aguanta sin ayuda, que todavía no tiene los miembros estirados, o todavía no domina la rectitud lumbar. Así pues, las hamacas, respetan el crecimiento del bebé ofreciendo una estructura ergonómica y evolutiva.

Autonomía. Como hemos comentado en puntos anteriores, es un buen instrumento que invita a desarrollar habilidades de tu pequeñ@, ofreciéndoles pequeños momentos de autonomía. El bebé comienza a descubrir el mundo nada más nacer; con la vista, con el tacto. La hamaca de bebés le permite estar cómodo y sujeto para explorar por sí mismo la habitación dónde esté ubicado, sin estar siempre en brazos de un adulto. Es una forma de trabajo y fomento de la propia autonomía.

Desarrollo emocional y aprendizaje cognitivo. Un poco en la línea de lo que vamos contando hasta ahora, a partir de las luces, los sonidos, la vibraciones, los colores, el balanceo… el bebé está continuamente estimulado y esto le ayudará con el aprendizaje y el desarrollo.

Inclusión social. La hamaca de bebés es un buen invento para que el bebé esté incluido en cualquier actividad que realice el adulto. Si bien es cierto que también puedes sentir que la hamaca es un instrumento liberador (en el sentido que dejas al bebé y liberas los brazos para hacer cualquier actividad de la vida cotidiana); también hay que reconocerle su carácter inclusivo en el momento que la puedes desplazar por toda la casa para que el bebé te acompañe en todo momento (mientras te duchas, haces la cama, la comida, ves la tv, atiendes una llamada, etc.).

Diversión y ocio. Siempre hay que tener presente que los niños, niños son y como tales tienen que jugar, divertirse e incluso hacer trastadas. Esto también forma parte de su evolución, de su historia, de su personalidad y de su aprendizaje. Por ello recomendamos que la hamaca de bebés tenga algún tipo de juguete (y si no lo tiene puedes añadirlo como por ejemplo las imágenes que a continuación te mostramos).

 

 

 

¿Cómo puedo elegir la hamaca para mi bebé?

Todos sabemos que nos gustan las gangas y más si las compramos por Internet. Somos yonkis de la BBB “bueno, bonito y barato”. Está bien, no hace falta gastar más para que sea mejor (aunque en muchas ocasiones sí que sea así). Elige el modelo que te guste, el que mejor veas para tu bebé y el que mejores prestaciones te de. Una vez elegido el modelo sólo debes buscar la “ganga” por Internet. Lo que quiero expresarte en que elijas con la cabeza y no con el bolsillo.

Para mi, a la hora de elegir, es importantísimo (en estricto orden) que:

  1. La edad y el peso que soportan sean razonables para estirarlas lo necesario y suficiente. Algunas sólo soportan hasta 5-6kgs. Imaginad que poco la utilizan los bebés que nacen con 4 kg de peso (que los hay!!). Y aunque tu bebé haya nacido con menos peso, en unos meses, los ganará. No es que no puedas utilizarla con más peso pero no se recomienda su uso por riesgo a voltearse.
  2. Disponga de un correcto y adecuado sistema de sujeción. Aunque todas las marcas pasan exhaustivos controles de seguridad (o deberían) siempre hay cosas que se pasan por alto. Para mi, la mejor sujeción es de tipo arnés, con clip de seguridad, donde la entre pierna, el cuerpo y los brazos queden bien sujetos pero con libertad para mover las extremidades y el bebé no se sienta amordazado.
  3. Sea reclinable en varias posiciones; por lo menos en tres: una más erguida para cuando quiere jugar, explorar, tocar; otra, un poquito más recostada, en la que descanse después de comer o en un rato de relax y la última, casi tumbadita por completo (sin estarlo totalmente) para las siestas matutinas o vespertinas.
  4. Tenga funda o sea totalmente desenfundable y apta para lavar a máquina. Esas edades es muy fácil que se manche con babita, pipí, popó, leche, comida, regurgitaciones, etc. Por ello, si se puede lavar, mucho mejor. Si la que te gusta no es desenfundable, no hay problema, ponle una funda o cualquier sabanita o mantita, después estas, si que las podrás lavar.
  5. Con arco de juegos. Como ya te he dicho es algo que echamos en falta con nuestra hija. Pasan un ratito cada día en ella y al principio no tienen fuerza ni paciencia para coger los juguetes pero si que los miran, se entretienen con su melodía, movimiento y/o colorido.

 

¿Cuáles es la mejor marca de hamacas?

En el mercado podemos encontrar tantas hamacas como marcas de puericultura existen: Koelstra, Beabá, Bababing, Skip Hop, Chicco, Jané,

Decirte cuál es la mejor sería cometer una imprudencia puesto que debéis ser vosotros quienes decidáis cuál es la mejor por situación, precio, seguridad…

Nosotros disponemos de varios modelos, que a continuación explicamos sus características.

 

Podemos encontrar hamacas simples, con un diseño bonito y funcional, como por ejemplo, la hamaca Sit Set 3, de Koelstra.  Esta destaca por ser muy completa: balancín, cama y silla; 3 en 1. Viene con una funda para su transporte y que os pueda acompañar allá donde vayáis. Se limpia con facilidad, un trapo húmedo y como nueva. Además es resistente a los rayos UV. Está disponible en 3 colores. Como inconveniente no lleva arco de juegos aunque siempre se pueden añadir a parte.

 

 

 

 

Otro modelo, bastante económico y que tienen muy buen resultado serían las  Hamaca Rockout Bababing con 3 posiciones, para relajarse, para comer y por lo que destaca este modelo, para plegarse completamente y poder almacenarla/transportarla con facilidad. Es ligera (3 kg), moderna y funcional. Con arnés de 5 puntos (de los que a mi me gustan). Posición de balanceo o estática. Desenfundable para su lavado a máquina. Además dispone de juguetes colgantes, fáciles de poner y quitar. Para mi, una de las más útiles del mercado. Dos modelos diferentes.

 

Otro tipo de hamaca, la super hamaca de las hamacas sería la Uplift multinivel Skip Hop que combina funcionalidad con tecnología. Las ventajas de este modelo es, sin lugar a duda, su altura, para integrar al bebé en todos los momentos familiares. Tiene vibración, 2 canciones varios sonidos relajantes que se apagan automáticamente tras 20 minutos de inactividad. También con arnés de 5 puntos y textiles desnfundables para su lavado.

 

 

Esperamos haberte podido guiar un poquito en la elección de la hamaca perfecta para tu bebé. Disponemos de estos y otros modelos en nuestra web de Zagaletes.

Nos gustaría que nos dejaras un comentario sobre cuál es tu modelo favorito, que crees que le puede faltar a nuestra explicación sobre elección de hamacas; si han resultado prácticas en tu día a día… lo que se te ocurra que pueda ayudar a otros papás que andas buscando algo de información.

Hasta pronto Zagaletes,

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario